LUGARES DE INTERES

Te damos la bienvenida a La Villa de Ingenio, un municipio dónde te invitamos a recorrer nuestras calles y lugares más bonitos y especiales que te permitirán descubrir todo lo que podemos ofrecerte para que vivas una experiencia única.

¿Te vienes con nosotros? 

01 - BARRANCO DE GUAYADEQUE

El barranco de Guayadeque es una parada obligatoria entre los lugares de interés que podemos encontrar en Ingenio.

Este maravilloso barranco, con una extensión de 15 km de largo, es uno de los más grandes del archipiélago canario. Separa los municipios de Ingenio y Agüimes y se caracteriza por sus restos arqueológicos y la enorme cantidad de casas cueva que hay, algunas incluso se alquilan como vivienda vacacional y puedes vivir la experiencia de alojarte en ellas y despertar en medio de la naturaleza.

El barranco de Guayadeque es perfecto para un día de excursión. Existen varios senderos para disfrutar de este impresionante barranco y de su flora y fauna por la que también destaca. Asimismo, podemos encontrar merenderos y un Centro de Interpretación del barranco donde podremos obtener información sobre los yacimientos arqueológicos, así como datos interesantes sobre los valores medioambientales. Si eres un amante de la historia, te encantará conocer cómo vivían los aborígenes en las casas cueva y cómo han ido evolucionando hasta hoy.

 Restaurantes en Guayadeque

Para reponer fuerzas después de una buena caminata, podemos encontrar varios restaurantes, labrados en roca, donde disfrutar de una buena comida típica canaria. Entre ellos, destacamos el Restaurante Vega y el restaurante La Era.

Si te estás preguntando dónde comer el mejor cochino a la sal, el restaurante Vega es sin duda el lugar, pero también podrás disfrutar de otros manjares como la carne de cabra, la carne a la brasa, ropa vieja y otros platos típicos de la cocina tradicional canaria.

Si lo que buscas es un restaurante grill de leña donde poder comer un buen chuletón, entrecot o cualquier de sus platos como la carne de cabra en salsa, ese es el restaurante Grill La Era donde además podrás disfrutar de unas espectaculares vistas al Barranco.

02 - PLAYA DEL BURRERO

La playa principal de la costa de Ingenio es la playa del Burrero. Con una extensión de 500 metros, nos encontramos ante una playa acogedora de aguas limpias y claras constituida por arena y callaos.Playa de El Burrero

En verano, sobre todo, predominan los fuertes vientos, por lo que es ideal para practicar deportes acuáticos como surf, kite surf, wind surf. Además, aún conserva su tradición pesquera por lo que también puede practicarse la pesca.Si lo que queremos es disfrutar de un día de playa sin que sople mucho el viento los mejores meses para ir son septiembre, octubre y noviembre.

Coronando esta playa nos encontramos con una formación rocosa volcánica de casi 10 metros de altura denominada El Roque. Esta sirve como cobijo del viento, por lo que la zona que está al lado de esta imponente escultura volcánica, es considerada la mejor zona para el baño y el resto de la playa está reservada para los deportes acuáticos. Enfrente del Roque, también conocido como Roque Utigrande, encontramos la montaña Vista Alegre, de 51 metros de altura.

Es popular por la práctica de deportes de vela como el windsurf o el kitesurf, gracias a los fuertes vientos. Allí se pueden encontrar, mercados, restaurantes, farmacias, cuenta también con instalaciones deportivas, clubesn de Pesca, Paddle Surf, Windsurf, motonáutica, fotografía y otras actividades submarinas.

Es una playa que no es muy frecuentada por turistas, pero sí por isleños que vienen a disfrutar de este entorno único.

Disfrutar de un paseo con vistas.

Recientemente, se ha inaugurado un sendero y un mirador a mar abierto. Se trata de una plataforma elevada de madera que une la zona de baño con el mirador de la montaña Vista Alegre con unas espectaculares vistas al roque Utigrande, la costa, el mar y la playa de San Agustín, conocida popularmente como la “Playa de Atrás”. En el recorrido, de 172 metros de longitud, también nos facilita la observación de un yacimiento arqueológico que también cuenta con paneles informativos.

¿Dónde comer en la playa del Burrero?

Si el hambre aprieta, no tendremos problemas en encontrar un lugar donde comer un buen plato. Al ser una playa urbana, podemos encontrar con facilidad restaurantes para ir a comer. Te dejamos algunas opciones:

Restaurante Miramar, cuya especialidad es el pescado fresco y la carne. En su carta podemos encontrar combinados de pescado, sopa de carne, garbanzos, etc. De martes a viernes puedes disfrutar su sopa de marisco.

En Café Bar El Muellito, además de disfrutar de una espectacular y amplia oferta de comida casera como calamares saharianos, atún a la plancha, croquetas, ropa vieja, ensaladilla rusa, estofado, huevas fritas, morena frita, pota en salsa, etc, los viernes puedes disfrutar de una velada con música en directo.

El Anhelo también se caracteriza por el estilo casero en la elaboración de sus platos, así como de la utilización de panes artesanales tanto para los bocadillos como para las hamburguesas. Entre sus platos encontramos tortillas de bacalao, papas arrugadas, nachos con ternera, pollo o cochinita pibil, croquetas jamón o de pollo, etc. además de sus deliciosos y variados bocadillos y hamburguesas.

¡Esperamos que lo disfrutes!

Síguenos para descubrir más tesoros en Ingenio donde pasar un buen día y disfrutar de su maravillosa gastronomía.

03 - CENTRO DE INTERPRETACION DE INGENIO - OFICINA DE TURISMO

Ubicado en pleno casco histórico de la Villa de Ingenio, en este espacio, el visitante puede realizar un viaje interactivo por el tiempo, desde la época prehispánica hasta la época actual recorriendo las distintas salas que muestran acontecimientos y personajes que han marcado la historia del municipio, así como los yacimientos arqueológicos y paisajes más emblemáticos.

El Centro de Interpretación de Ingenio se encuentra dentro de la oficina de Turismo del municipio y está dividido en varias zonas. En la primera de ellas se encuentra la sala de contenidos, en esta se puede encontrar folletos informativos y es donde el visitante puede planear la visita tanto al Centro de Interpretación como al municipio. Desde esa sala, se accede a la sala de proyección. Se trata de la sala histórica donde se puede repasar la evolución del municipio en sus distintas etapas a través de pantallas táctiles y paneles informativos. Por último, nos encontraríamos con la sala de artesanía, donde podemos ver objetos originales que utilizaban los antiguos pobladores de la zona, así como utensilios, cerámicas y textiles como el calado, ya que Ingenio fue y es el pueblo más artesano en esta especialidad. En este sentido, ha tenido tanta repercusión que cada temporada desde hace más de 20 años se celebra la pasarela Moda Calada Fashion Show.

En este recorrido, nos encontramos por último La Tiendita Siente Gran Canaria. Una tienda de artesanía y productos alimentarios donde se puede adquirir productos locales como quesos, vinos, miel, bizcochos, textiles, cerámicas, bisutería etc.

Actualmente, el Centro de Interpretación de Ingenio se puede visitar virtualmente accediendo a través del siguiente enlace.

Momias dentro del museo del  Centro de Interpretación de Ingenio

04 - MUSEO DEL AGUA Y DEL AZUCAR

Ubicado también en el centro histórico de la Villa de Ingenio, este museo muestra la evolución histórica de la Villa desde el siglo XV hasta la actualidad, centrándose en el agua, protagonista de los orígenes de la misma como fuerza indispensable para mover el ingenio azucarero que le da nombre al municipio, pasando por todo lo que se desarrollaba a su alrededor como los cultivos, fabricación del azúcar, trapiches, molinos, etc.

Cuenta con varias salas expositivas distribuidas en cuatro inmuebles: dos molinos (Molino de los Díaz y Molino de los López), una casa con granero y una casa tradicional.

foto del molino en el museo de agua y azúcar

05 - TALLER DE ARTESANIA DE INGENIO

Además de ser un taller donde se puede aprender oficios de artesanía. Esta preciosa casa taller, ubicada en el casco histórico de Ingenio, cuenta con una sala de exposición con piezas representativas de oficios artesanos tradicionales de Gran Canaria, así como una sala de proyección donde se proyectan videos explicando la historia de artesanía desde diferentes puntos de la isla.foto de ceramistas trabajando en el taller de artesanía de Ingenio

foto de ceramistas trabajando en el taller de artesanía de Ingenio

06 - MUSEO DEL FESTIVAL INTERNACIONAL DE FOLKLORE DE LA VILLA DE INGENIO

Un espacio donde el visitante podrá viajar por los 5 continentes, cada uno de un color diferente designado por la UNESCO.

En él, se pueden contemplar trajes y objetos cedidos a Coros y Danzas de Ingenio por los diferentes grupos participantes en el Festival durante sus 23 ediciones.

Cuenta también con una gran sala de proyecciones donde se pueden ver vídeos de sus actuaciones.

foto trajes folklore en museo del festival internacional de folklore de Villa de Ingenio

07 - EL PARQUE NESTOR ALAMO

El Parque Néstor Álamo, ubicado en pleno corazón del casco histórico del municipio de Ingenio, es un precioso parque construido junto al Barranquillo de Ingenio. Un lugar para disfrutar de un descanso en un entorno idílico.

En su interior se encuentra la palmera más grande del Archipiélago canario, conocida popularmente por «La Palmera Paquesito», símbolo de la grandeza de Ingenio. Su altura ronda los 50 metros de altura y su edad está entre los 500 y 600 años, por lo que además de ser la más alta es también la más longeva, habiendo sobrevivido 5 siglos.

Este parque es ideal para dar un pequeño paseo o para sentarse a disfrutar de su belleza.

Foto del interior del parque Néstor Álamopuerta del parque Néstor Álamo

08 - CALLE NUEVA

Por considerarse  de grandísima utilidad y de interés general, a instancias del Ayuntamiento de Ingenio, el ingeniero Juan León  y Castillo el año 1885 mandó levantar plano de la  nueva calle que se proyectaba realizar atravesando el “callejón de la Bagacera” hasta la Plaza y  Templo de Nuestra Señora de Candelaria, evitando la pronunciada  pendiente de la Calle Real, conocida por La Ladera o “camino que va a la Candelaria”, consiguiéndose una nueva vía de comunicación para   el tránsito de las carretas desde el Puente, al tiempo que se prestaba al ensanche del caserío al poderse construir casas a ambos lados. Su apertura se produjo después de llegarse a un acuerdo con los vecinos a cambio del valor de los terrenos afectados, cruzando el primitivo barrio del “Mentidero”. Durante años se la conoció popularmente por  Calle Nueva hasta que  en 1919 se le puso el nombre de Manuel Luengo. Después  de la Guerra Civil pasó a llamarse  General Franco, para volver  al primitivo nombre en época reciente.

En el inicio de la calle se encuentra la casa-escuela de niñas  y lonja que datan de 1885, y la que fue escuela de niños nº 2 durante algunos a años partir de 1919 en un local alquilado. Sobre el solar donde se sacrificaban los animales para el consumo se construyó un edificio de dos plantas que albergó las oficinas de las Casas Consistoriales y Juzgado Municipal desde 1933 hasta 1943, siendo posteriormente agrupación escolar de niños de cuatro unidades y en época reciente escuela-taller de alfarería.

09 - TEMPLO PARROQUIAL NUESTRA SEÑORA DE CANDELARIA

En el solar que hoy ocupa el  Templo,  se construyó en la década de 1560 la primitiva ermita en un terreno donado por los hermanos Juan y Baltasar Fullana,  bajo la advocación de Nuestra Señora de Candelaria, dependiente de la Parroquia Matriz de San Sebastián de Agüimes. Posteriormente sufrió distintas reformas y añadidos (capillas, gradas, suelo, techos, sacristía…). En 1815  se erigió en Hijuela o Ayuda de Parroquia, con jurisdicción territorial  coincidente con el actual municipio de Ingenio, siendo elevada a Parroquial en 1834 en virtud de Real Cédula de la reina María Cristina. El vetusto edificio era de corte mudéjar y líneas sencillas con planta en forma de cruz latina y capillas en un lateral. Su  única nave, con techo de tejado a dos aguas tenía por fachada una puerta adintelada. La torre, construida en 1823 se ubicaba en un extremo de la fachada.basilica candelaria ingenio

            Ante el aumento de la población y el grado de deterioro que sufría, en la segunda mitad    del siglo XIX se plantea la construcción de un nuevo templo,  siendo su gran impulsor el párroco Santiago Sánchez Dávila y el mecenas local Francisco Dávila Ramírez que dona la mitad de sus bienes para costear las obras.  Los acontecimientos se precipitan al desplomarse parte del tejado en 1900; descartado un primer diseño de Julián Cirilo Moreno, a partir de 1901 comienzan las obras con planos del arquitecto Laureano Arroyo Velasco y bajo la dirección de una junta de vecinos; las labores fueron interrumpidas por un desgraciado accidente que costó la vida a dos obreros al desplomarse la nave central. Después de un controvertido proceso constructivo con alteración del diseño original y gracias a la ayuda del vecindario con trabajos personales y aportaciones económicas, fue inaugurado con presencia del Obispo  en 1908, sin haberse completado la totalidad de la obra. En la segunda mitad de la década de 1940 se remata la inacabada torre sur.

 Su estilo responde al eclecticismo arquitectónico imperante en aquella época y se  estructura en tres naves longitudinales y una transversal de crucero, con cubierta en bóveda de medio cañón sobre columnas y arcos de cantería de la localidad, en cuyo cruce se levanta  el cimborrio de perfil semi-ovoide. Al pie de las naves laterales se disponen las dos torres de planta cuadrangular con tres cuerpos cada una de desigual altura. La sacristía de dos plantas se dispone en nivel superior  con techumbre plana de vigas de tea y piedra volcánica. En los laterales del interior se distribuyen cinco retablos neogóticos en madera policromada y hornacinas con distintas imágenes, destacando las de Nuestra Señora de Candelaria, puesta al culto en 1797 y San Blas, obra del  imaginero canario Luján Pérez. Un Cuadro de Ánimas y distintos  pasajes del “Vía Crucis” realizados por el sacerdote local Pedro López Cabeza completan el conjunto. En la sacristía se expone una imagen antigua de “la Candelaria”, y distintas obras pictóricas, destacando por su plasticidad un antiquísimo “Ecce Homo” y un cuadro  de Nuestra Señora de los Dolores, regalo del Capitán Juárez. El patrimonio se completa con pequeñas imágenes, distintos objetos para el culto y vestuario.

10 - CASA Y HUERTA DEL OBISPO

La llamada “Casa del Obispo” fue mandada construir  en los últimos años del siglo XV por el prelado Diego de Muros en una extensa huerta que ocupaba en  gran parte la cuenca de un barranco. En un litigio suscitado con el Cabildo de Gran Canaria sobre unos mojones de delimitación, a principios de la década de 1500 fue demolida por orden del Gobernador y vuelta a reconstruir en virtud de sentencia favorable al Obispado. Avanzado el siglo XVI lo edificado constaba de  vivienda con corrales, estancias para los medianeros  y almacenes. A lo largo de los siglos, la  huerta se dedicó a diferentes  cultivos: caña de azúcar, viñedos, cereales, plataneras; en la que abundaban los  frutales, gracias a la abundante  agua que manaba en ese barranco y en el cercano de Guayadeque. La huerta se amplió en la década de 1770 mediante compra de distintas parcelas por orden del obispo Cervera, pasando toda la hacienda en 1777 al recién creado Seminario Conciliar  como un  aporte más a su sostenimiento.

En 1921, se lleva a cabo la venta  al valsequillero Miguel Martel Monroy de toda la hacienda de 22 fanegadas (121.000 m2) junto al agua que poseía de los dos heredamientos carrizaleros. En 1929 la propiedad es adquirida por  el médico ingeniense Manuel Espino Navarro, salvo una pequeña parte; pasando en la década de 1960 a sus hijas que enajenan algunas parcelas entre 1988 y 2002. A través de un convenio con el Ayuntamiento de Ingenio la casa y patio pasan a ser propiedad municipal en 2002, llevándose a cabo años después su restauración.

Con entrada por el primitivo “camino real”, este espacio ocupa una parcela  de 532 m2, correspondiendo  158 m2 al  edificio histórico y el resto a patio y servicios. La edificación se compone de cuatro unidades, alineadas en sentido sur-norte    con paredes de piedra y barro enlucidas, con la técnica constructiva tradicional del mampuesto, reforzadas en sus ángulos con sillares de cantería. La techumbre se dispone a  dos aguas con vigas de madera y entrevigado de tilla,  rematada con “torta” de barro y paja, impermeabilizada con materiales modernos, estando cubierto por tejas solo el módulo central de dos plantas.

11 - TEMPLO  PARROQUIAL NUESTRA SEÑORA DEL BUEN SUCESO

Tuvo su origen en una ermita edificada hacia 1658 para satisfacer las necesidades espirituales de los vecinos, dada la lejanía de la iglesia parroquial, entonces en Agüimes y de la ermita  “del Ingenio”. Su construcción y dotación se debió especialmente a la iniciativa del capitán Juan Ambrosio Betancourt con la colaboración de otros  hacendados del Carrizal, recibiendo para el culto, ornamentos y mantenimiento, un día de agua, tierras y dinero. En la década de 1690 se reconstruye una parte que se había derrumbado y se termina el campanario. Por 1782 se le añadió una capilla al fondo.Avanzado el  siglo XIX presentaba un acusado deterioro por lo que tuvo que ser reconstruida en 1872 la nave actual  hasta llegar al crucero. A principios del siglo XX fue ampliada añadiéndose las dos capillas laterales y la mayor, empleándose  en su construcción las modernas técnicas del hierro y el hormigón, rematándose con el campanario  hacia el año 1927. El hecho de que se construyera en diferentes momentos, se refleja no sólo en el empleo de diferentes técnicas constructivas, sino también en el uso de elementos tomados de diversos estilos (neoclásico, neogótico…), por ello, estilísticamente, resulta un conjunto ecléctico.

Segregada de las Parroquias de Nuestra Señora de Candelaria y San Sebastián con jurisdicción territorial en la zona baja de los municipios de Ingenio y Agüimes, fue elevada a la categoría de Parroquia por auto del Obispo José de Cueto y Díez de la Maza, el 29 de diciembre de 1906, iniciando sus funciones el 27 de enero del año siguiente.

En su interior se guardan varias obras de arte de gran interés, como el retablo mayor, barroco de transición al neoclásico (1784); las imágenes de San Roque y San José, atribuidas al escultor grancanario José Luján Pérez (1793) y la de Nuestra Señora del Buen Suceso, pieza genovesa, traída en 1.792, además de otras imágenes de datación más reciente.

12 - CASA DEL CURA

Mandada construir pasada la segunda mitad del siglo XIX por Juan Ramón Ramírez Ramírez (Juanito Ramón). En 1894, su viuda Rita Sánchez Dávila y tres hijas venden a su hermano y tío, el sacerdote Santiago Sánchez Dávila, 2/3, quedando 1/3 para el otro heredero, el también sacerdote  Juan Ramírez Sánchez. Durante más de medio siglo la casa está vinculada a los dos eclesiásticos que la habitaron ocupando la titularidad de la Parroquia de Nuestra Señora de Candelaria durante 61 años: Santiago (1877-1901) y Juan (1902-1939) de los cuales recibe su denominación. Posteriormente pasó a  Rita y Justino Pérez Ramírez, siendo  en la actualidad de  María Jesús Pérez.

El inmueble de dos plantas es una muestra del academismo, estilo heredero del neoclasicismo seguido por los maestros de obras del siglo XIX en edificaciones civiles de la época que se plasma en la regularidad de los vanos y la simetría en la composición del edificio. La religiosidad de sus dueños justifica que en la fachada se observen símbolos eucarísticos, como las espigas y el cáliz, y otros como el lirio o la concha que se refieren a la Virgen María y al bautismo, y los  anagramas “Jesús Hominum Salvator” y   “Ave María”.              

                                             FOTO            

                 Santiago Sánchez Dávila                       Juan Ramírez Sánchez

13 - CASA DEL FRAILE

La tradición popular habla de una casa que estuvo habitada por “unos frailes”, mientras que las referencias documentales de mediados del siglo XIX hacen referencia una casa terrera que “dicen de los frailes Franciscos”. Una cruz situada en el alto fue siempre un referente de localización. En virtud de las leyes del proceso desamortizador de 1850 y 1856, esta casa de 6 ¼ varas de frontis y 12 de fondo con un total de 150 varas cuadradas (94 m2) perteneciente al Convento de San Francisco de Las Palmas fue confiscada por el Estado y adquirida en  subasta pública en 1869 por el potentado  ingenienese José Ramírez Ramírez y escriturada en 1871. Mediante testamento celebrado en 1902, su viuda, María Juárez Juárez,  lega  a Isabel Sánchez González la casa “denominada del Fraile”.

Edificada con la técnica tradicional con paredes de piedra  y tejado a dos aguas, fue adquirida y restaurada en época reciente por el  Ayuntamiento de Ingenio.

14 - CONJUNTO DE MOLINOS HIDRÁULICOS

Después de la Conquista proliferan en Gran Canaria los molinos hidráulicos para la trituración de la caña de azúcar y los llamados de “pan moler”, especialmente para la obtención de  harina de trigo y “gofio” (harina de millo tostado), una vez generalizado su consumo  después de su implantación desde América. Construidos en distintas épocas, a lo largo de cuatro siglos,  se contabilizan hasta doce molinos harineros en todo el municipio de Ingenio; de ellos se conservan: seis en estado ruinoso; tres en fase de restauración (propiedad municipal), uno conservado en parte y dos desaparecidos. ”El molino de azúcar desapareció a finales del siglo XVI.

La fuerza motriz para moverlos la proporcionaba el agua canalizada desde el barranco de Guayadeque y administrada por los Heredamientos de Ingenio y Carrizal a través de un “herido” (conducto para desviar el agua).

La tipología es casi común en todos, disponiéndose en dos módulos diferenciados: el cubo (depósito para almacenar el agua) en general de forma troncocónica, y el edificio adosado en cuyo sótano se encuentra el “rodezno” (rueda giratoria horizontal), movida por el agua que sale del “bocín”, cuyo eje transmite la fuerza motriz necesaria a una “muela de piedra” que al girar sobre otra fija moltura el grano procedente de la “torva” en la sala de molienda. En algunos casos el cubo es sustituido por un “canal” (acequia en pronunciada pendiente).

La estampa de cuatro molinos ubicados en un perímetro reducido en este lugar  da idea del esplendor que gozaron estas industrias en épocas pretéritas, siendo su presencia un atractivo etnográfico incomparable. La rueda (rodezno) de uno de ellos da  el nombre  al molino y al lugar donde  de ubica.

Contrato de arrendamiento de Alonso de Matos. 16 de noviembre de 1525

“…Un Ingenio de moler caña de azúcar en la  Vega de Aguatona con la rueda, ejes, prensas, canales, esteos, herido, cobres, casas de molienda, casas de purgar, de aposentamiento, de espumas, molino de pan moler y del majuelo y parras  que están junto al Ingenio; la mitad de un albercón donde se recoge el agua para la molienda del Ingenio…”

15 - CONJUNTO DE MOLINOS DE VIENTO

A  finales del siglo XIX  y principios del XX se generaliza en Gran Canaria la presencia de molinos harineros de viento de estructura de madera, adaptados y perfeccionados  de los que en siglos anteriores  se habían introducido desde Europa, labor que se debe en buena parte al carpintero de Gáldar, Manuel Romero (sistema Romero) que introduce una  innovación significativa  al añadirse una cola orientadora y perfeccionar el mecanismo de rotación sobre un punto de apoyo situado en el piso de la sala que  hacía pivotar toda la estructura del molino en función de la dirección del viento. Su tipología se ordena en torno a sus elementos de molturación (muelas, torva..,) en una sala de molienda que se prolonga en un solo cuerpo en la azotea en un torre de madera  con un eje central que por un sistema de engranajes se acopla a las seis aspas  en celosía.

Este molino y el que se encuentra en Las Rosas de Agüimes (estuvo primitivamente en el barrio del Sequero), son los únicos que se conservan respondiendo a esta  técnica molinar de los siete que existieron en todo el municipio. A estos se añaden tres aeromotores de los llamados americanos adaptados  a la molienda, desaparecidos. Cabe destacar también la presencia de multitud de aeromotores para la extracción de agua en la zona costera de los cuales solo se conservan tres inactivos.

Aparte de ser ejemplo de arquitectura popular y su función en el desarrollo económico, son representativos del patrimonio etnográfico en torno al proceso de producción de grano, molienda y hábitos alimenticios, al tiempo que embellecieron el paisaje sobresaliendo de las pequeñas casas terreras.

16 - PRIMITIVO NÚCLEO URBANO (INGENIO AZUCARERO)

Ocupando un perímetro aproximado en torno a este lugar, desarrolló su actividad un ingenio azucarero, mandado construir a principios del siglo XVI por el madeirense Antonio Sardinha, del que en la actualidad no existe ningún vestigio. Sus distintas dependencias se distribuían a ambos lados del cauce del barranco: casa de calderas, molino, prensa, casas de purgar y refinar, aposentos y torre.  Por 1518  y durante años lo regentó Alonso de Matos, pasando posteriormente por distintos dueños hasta que avanzado el siglo cesa su actividad y desaparece paulatinamente (la torre perdura hasta principios del siglo XVIII).

Depositadas las cañas en el “Ingenio" y obtenido el jugo mediante trituración en el  molino y prensa, se reducía mediante cocción en grandes calderos de cobre; una vez espesado se ponía a cristalizar en las “formas” (recipientes de barro en forma de cono) dispuestas en los tinglados, obteniéndose azúcar de distintas calidades. Cañavereros, desburgadores y almocrebes (transportistas), en la plantaciones; caldereros, refinadores, purgadores y espumeros  en el complejo de transformación, así como trabajadores y esclavos, fueron conformando los primeros colonos que se asentaron en el lugar.

En torno a la industria se configura y desarrolla  la primigenia trama urbana del que se llamó en un principio “el Ingenio de la Vega de Aguatona” que se desarrolla en el siglo XVI en el margen derecho del barranco en lo que en épocas posteriores recibiría el nombre de “La Banda”, expandiéndose los siglos XVII y XVIII, al tiempo que se conforman los núcleos del Almendro, Cenicero y  Sequero al otro lado. Una rica y variada toponimia en muchos casos perdida se localizaba en estos  lugares históricos.

17 - HEREDAMIENTOS

Con este nombre se conoce a las comunidades de aguas que surgieron en Gran Canaria a raíz de la Conquista  con la finalidad de administrar y distribuir las aguas obtenidas en los repartimientos  o adquiridas mediante traspasos. La ordenanzas  establecidas en 1529 regulan su normal funcionamiento, siendo el encargado de aplicarlas el llamado “Alcalde de aguas” y ya en las últimas centurias el alcalde del pueblo o un presidente. El caudal canalizado en acequias desde las distintas “madres” (nacientes) se reparten en “azadas” (volumen por segundo), según las “dulas” (periodos entre regadas), en razón a la que cada partícipe posea (suertes, cuartas, horas…).

Este edificio es la  sede del heredamiento “Acequia Real de Aguatona” y acoge la antiquísima “Casa del Reloj”, Casa de Juntas, que data de 1876 (compartida durante años con una escuela de niños), oficinas y archivo de época actual. Disponía de las ¾ partes de las agua procedentes del curso medio-alto del  barranco de Guayadeque, divididas en cuatro azadas (el otro tercio correspondía a los Heredamientos de Agüimes) hasta 1967, que tras crearse la “Mancomunidad de regantes de Ingenio y Agüimes”  se rige por otros criterios. Su espacio de riego abarca la que fue la primitiva Vega de Aguatona (comarca entre los barrancos de Guayadeque y Aguatona), llegando hasta la Costa de Gando.

Otros heredamientos del municipio son: “Principal y Mina”, con sus nacientes en el curso bajo de Guayadeque que regaba toda la comarca del Carrizal y Las Rosas. “Las Majoreras” con nacientes en el barranco del Obispo, comparte  su zona de riego con la anterior. “Madre de Aguatona”, sus nacientes se encuentran en el barranquillo de su nombre y riega todo el Valle  próximo. “Los Chorros del Roque”, en la cuenca del barranco de la Sierra,  siendo su territorio de riego la solana del Roque de Trejo y aledaños de La Pasadilla.

Los heredamientos o “heredades” han sido el motor del desarrollo económico del municipio. Debido al agotamiento del acuífero solo continúan en su actividad los dos primeros.

18 - CASA DE POSTAS

Esta casa solariega de estilo tradicional canario está plenamente identificada con el antiquísimo “camino  real” o “camino de herradura” del cual ya hay noticias en el siglo XVI que unía Telde con la villa de Agüimes y   distintos poblamientos del Sur en la bifurcación con otro camino que desde el Carrizal llegaba hasta “el Ingenio de la Vega de Aguatona”  a casi un kilómetro de distancia y  continuaba hasta la “Vega Castaña” y Cumbre.

La tradición oral nos habla de un lugar de descanso de   un largo camino del que se tardaba  unas siete horas a lomos de bestias de carga para llegar desde Las Palmas y  continuar hacia lugares muy  alejados  como fue la comarca de Tirajana. Esta vía, que se la definió como el “camino que va a Telde”, perdió su importancia cuando en 1885 y después de años  de trabajos se abrió una carretera amplia, propia para carruajes, que es la actual carretera general que  a escasos 50 metros pasa por el Ejido y que posteriormente fue centro neurálgico de un barrio en expansión y lugar de entrada y salida de mercancías y personas al pueblo.

Esta típica casona con distintos habitáculos en alto y bajo, tejado a dos aguas, escalera, pasillo interior en el alto y patio comunitario, en los últimos tiempos estuvo habitada por distintos propietarios  que cedieron sus partes al Ayuntamiento de Ingenio mediante compraventa y permuta, en los últimos años del pasado siglo, procediéndose posteriormente a su restauración

19 - CASAS CONSISTORIALES

Una vez se fue conformando la nueva jurisdicción de Ingenio, al frente de un  alcalde real, segregada de Agüimes en 1816, se debió contar con algún local del  cual no hay constancia documental de su emplazamiento, si bien las fuentes orales hablan de un primer Ayuntamiento en una casa de dos plantas de tejado conocida por “casa  de Matos” sin precisarse la época. La primera sede de la que se tiene noticias documentadas se encontraba en la calle “La Virgen” en un local alquilado por el que se pagaba 21 pesetas anuales, allá por  el año 1869. En 1878 se adquiere un solar en La Ladera por 50 pesos, donde a partir de 1880 se llevan a cabo las obras de un local nuevo gracias a  la ayuda económica de la “Sociedad de Pastos”, quedando finalizado en precario en la última década del siglo XIX. En 1933 se traslada a una casa de dos plantas de mayor envergadura de nueva construcción en la “Calle Nueva” de la que fue su gran impulsor el alcalde Juan Domínguez que prestó dinero a bajo interés para contribuir a su terminación, donde estuvo radicado el Consistorio municipal durante diez años. En 1942 es adquirida una casa propiedad de Agustina Morales al final de la Calle General Franco (hoy, José Morales) por el precio de 50.000 pesetas, en la que después de realizarse  algunas reformas fue inaugurado el día 29 de junio de 1943 con ocasión de las fiestas de San Pedro. Las tres últimas sedes albergaron en mayor o menor medida: oficinas, sala de juntas, calabozo y Juzgado de Paz. El 2 de febrero de  1980 se inaugura y entra en servicio el nuevo edificio con techumbre de tejas y balconada al estilo tradicional canario, después de derribarse una casa anexa con frontis hacia la Plaza que había sido la vivienda del secretario, quedando el anterior  en su trasera en un nivel más bajo, reformado posteriormente. Una nueva ampliación se inaugura el 25 de marzo de 2011 en un edificio de líneas modernas.

20 - PLAYA DE SAN AGUSTÍN - EL BURRERO

Playa de El Burrero  Playa de El Burrero  Playa de El Burrero Playa de El Burrero  Playa de El Burrero  Playa de El Burrero

Ampliar mapa

mapa_interactivo_lugares_de_interes